La TransGranCanaria 2013

Un sueño hecho realidad

Sábado, 3 de marzo de 2013

(Idoia Fdez. Villa)

La Transgrancanaria, incluye 4 carreras de montaña de 24 kms, 42 kms, 83 kms, y la prueba reina de 119 Kms, con 7500 mts. de desnivel positivo.

Esta X edición generó gran expectación en la prensa y en medios de comunicación, por la carta de estrellas que acudirían al evento, Miguel Heras, Marco Olmo, Marta Prats, Esther Fernández, Sebastien Chaisne, Nerea Martínez, Zigor Iturrieta...

 

 

Este año se ascendía a los puntos más altos del centro de Gran Canaria, a los mejores y espectaculares parajes del Parque Natural de Tamadaba, comenzando en Agaete y pasando por Tamadaba, Artenara, Bentayga, Aserrador, Presa de las Niñas, Presa de Chira, Garañón, Teror, Santidad, Tenoya y Agaete.

A las 00:00 h. del sábado 02.03.2013, allí nos encontrábamos Goyo y yo, en la salida en Agaete. En el puerto, con un gran ambiente, luces, música...

La semana anterior la había dedicado a descansar y a estudiar la carrera, fue una semana cardiaca, se me ponía el corazón a 100, pensando en si sería capaz de terminarla. La inseguridad me la causaba el saber que no había entrenado como me hubiera gustado, debido al frío invierno que estábamos pasando. El desnivel me daba mucho respeto, además esta edición por ser la X, la habían incrementado en 1500 mts. más. Pero allí estaba en línea de salida, ahora tranquila y feliz, muy feliz, tantas veces había soñado con esta prueba, eso sí, estaba al 100% de motivación, de ilusión y de ganas de correr, de disfrutar... estaba mentalizada a los que nos esperaba, así que tenía mucho ganado.

Os puedo decir, que correr corrimos desde el principio, como para no correr, si parabas te quedabas helado. Los primeros 10 Kms. libramos un desnivel del 1.200 mts., muy rápidos, ya que la gente empezó muy fuerte.

El duro recorrido y el perfil rompe piernas, se complicó por las inclemencias del tiempo, la lluvia, la niebla, el frío y el viento que fue lo que provocó el abandono de bastantes competidores, deportistas de élite como Miguel Heras, Aitor Leal o Marco Olmo, fueron algunos de ellos, llegando a meta el 63% de los participantes.

Pusimos al límite nuestras fuerzas calados hasta los huesos, subiendo esforzadas pendientes y bajando barrancos, alguno equipado con cuerdas, sorteando todo tipo firme, piedra suelta, rampas de piedras resbaladizas, sendas pinosas, barro... , atravesamos valles frondosos de espectacular vegetación, tuvimos cambios bruscos de temperatura. En plena oscuridad hemos sentido la fría niebla, la humedad cuando salía el sol.....

¿Sufrimiento?

Si pudiera explicar la felicidad que se siente haciendo una carrera de este tipo, la satisfacción que produce la sensación de libertad, la evasión que llegas a sentir. Son muchas horas, que corres solo, que piensas mucho.... muchas emociones. La ayuda de los voluntarios ¡qué organización! Ellos sí que tienen mérito, porque gracias a ellos podemos realizar nuestros sueños. Allí estaban, con frío, mojados, pero con fuerzas para animarnos hasta el último momento.

Durante la carrera hablas poco con la gente, allí vas a lo que vas, hay que ahorrar energía, pero es curioso que lazos de amistad creas con gente que vas viendo a lo largo de toda la carrera, realmente sabes lo que está sufriendo/disfrutando, porque tú mismo lo estás viviendo y sintiendo.

Dios mío, si supiera transmitiros, tantas emociones sentidas. El saber que estaba Fernando esperándome en la meta con los brazos abiertos, era mi principal motivación.

Admiro a Goyo, que hizo un carrerón. Fue el corredor de mayor edad, y quedó primero de su categoría. Ha sido un placer compartir entrenamientos y esta experiencia con él.

Fernando, debutó en Maratón de montaña, pudiendo haber quedado tercero de su categoría, de no ser porque por desconocimiento, no llevó el material que exigía la organización. Con la correspondiente sanción lo llevaron a puestos inferiores.

Este hombre me impresiona. Creerme que no ha salido ni un día a correr por montaña, y muy pocos a correr por el parque. Realizó el maratón en 4h 06’15”. Eso sí, ¡está el pobre con unas agujetas!, ... el premio es que ha sentido la magia de estas carreras y repetirá...¡Bravo por ello!

En la retina me llevo el perfil del impresionante Roque Nublo, la espectacular vegetación natural, la belleza volcánica y salvaje de la Isla. En el corazón me llevo la amabilidad, la educación y el respeto de todos los Canarios que conocimos, la excelente organización, el apoyo incondicional de Fernando, y la satisfacción de haber terminado la durísima X edición de la Transgrancanaria.

Anécdotas:

  • Si la prueba se hubiera realizado al día siguiente, se habría suspendido, ya que el temporal que vino fue de miedo. Y los barrancos por lo que bajamos, eran auténticos ríos.

  • En la prueba perdí 4 kgs. que ha sido un placer volver a recuperar.

  • En el vuelo de vuelta, Fer y yo, perdimos el avión ... ¿por qué? (no os ríais)... nos pusimos en otra puerta de embarque, en la de al lado..... y para cuando nos dimos cuenta del error, habíamos perdido el vuelo..... se nos quedó una cara, nos habían llamado 3 veces para embarcar ...eso sí, nos moríamos de la risa ¡que felicianos, que despiste!... Al día siguiente el vuelo se retrasó 7 horas por que no le funcionaban los frenos y tuvo que venir otro avión de Madrid para volver a llevarnos. Ya en Madrid no nos dejaban salir del avión, dos veces el comandante pidió que los pasajeros tomaran sus asientos, la gente estaba ya nerviosa hasta que nos aclaró que tenía que venir la Guardia Civil a llevarse a un hombre que había fumado en los servicios, anteriormente ya había provocado problemas en le vuelo.

  • Lo bueno que en el mismo vuelo viajaba Miguel Heras he hicimos amistad con él.

Miren Idoia Fernández Villa, 6 de Marzo de 2013